Prensa

Casa & Campo nos acerca al Estilo Factory. No te lo pierdas!!!

0 Comentarios

CASA&CAMPO sigue siendo la revista líder en el área de la construcción, rehabilitación y decoración de casas en entornos naturales y jardines.

Imprescindible para estar al día en tendencias y mobiliario para la decoración de la vivienda rústica.

La sección “Hallazgos Shopping” del mes de julio, nos acerca al Estilo Factory.

Imágenes de mobiliario de estilo factory.

Muebles de aire industrial que irrumpen con fuerza en la decoración; donde apreciamos algunas piezas de la línea de mobiliario vintage & industrial Francisco Segarra como el sofá Inma, las mesas de oficina Samanta o el mueble Susan.

Muebles que aportan carácter y un toque inusual. Mesas, sillas, estanterías, lámparas de techo y complementos. Maderas marcadas y óxido inducido que emulan el paso del tiempo.

Muebles con acabados irregulares gracias a una fabricación manual que genera piezas únicas. Deformadas, decapadas o con tornillería vista.

Noticias sobre el estilo factory

El sofá Inma con estructura de hierro, grandes ruedas industriales y colchonetas de yute se ha convertido en todo un clásico de nuestra línea de mobiliario industrial.

A pesar de defender la creación constante de nuevos diseños de mobiliario para imprimir exclusividad en los mismos; el sofá Inma diseñado en 2011, ha sufrido pocas transformaciones y sigue vigente por ser una de las piezas más demandadas.

Fotos. Mobiliario de tipo industrial. Factory Style.

La mesa de oficina Samanta, pertenece a la línea de mobiliario operativo para oficinas. Su estructura de hierro contrasta con la madera de mango en bruto que permite conservar el aspecto natural y rugoso de la madera.

La última pieza de estilo Factory seleccionada por el equipo de profesionales expertos en hábitat y decoración de Casa & Campo es el mueble Susan. Original mueble, armario, estantería; con puerta corredera con efecto óxido y un singular ojo de buey.

Fotos. Estilo Factory. Mobiliario de estilo industrial.


Otr@s Prensa Francisco Segarra

|
No hay comentarios