Prensa

InfoHoreca muestra el proyecto de DAVITA con muebles de nuestra línea retro industrial

0 Comentarios

Infohoreca hace una parada en DAVITA Italian Gastro Market, el restaurante Italiano en Barcelona, que combina el casual dinning y el mercado gastronómico; proyectado por el estudio Costa+dos con muebles de la línea de mobiliario para hostelería Francisco Segarra.

Interiores” nos muestra el proyecto desarrollado en este singular concepto gastronómico, formado por nueve paradas con las diferentes especialidades de la gastronomía italiana. Tapas, quesos, piadinas, focaccias, carpaccios, pizzas, pastas, postres y helados.

InfoHoreca, publicación profesional, facilita a los profesionales el desempeño de su actividad en hoteles, restaurantes, bares, cafeterías y catering información sobre tendencias en estrategia, actualidad y gestión dentro del sector horeca.

Con seis números al año, periodicidad bimetral, la revista para el canal horeca abarca desde proyectos de interiorismo y decoración hasta asesoramiento para la elección de equipamiento hotelero y de restauración, maquinaria para hostelería y reportajes en profundidad que ofrecen las herramientas adecuadas para orientar los negocios y sacarles mayor rentabilidad.

Va dirigida a gestores y profesionales de restaurantes y cafeterías, así como alojamientos, hoteles, casas rurales… y empresas de catering y ocio; que deseen disponer de información actualizada sobre las novedades de la industria turística y soluciones gastronómicas.

DAVITA visto por el estudio Costa+dos!!!

 ¿Cómo se ha concebido el proyecto?

Se concibe como un restaurante tipo “market” de comida italiana y de aspecto industrial, formado por 10 paradas donde se sirven diferentes productos:

En la parada Degusta, embutidos, quesos y tapas italianas. En el Bar, cervezas y vinos. En el kiosko Cantina, bebidas y cafe. En Gelatto, helados cremosos italianos y el kiosko Deserts con postres caseros italianos. Anti-pasto con ensaladas y 3 paradas de pasta y una de Pizza.

Se trata de un concepto de casual dining, donde el comensal interactua con la cocina, moviendose por todo el restaurante, como si hiciera la compra en un mercado.

¿Un proyecto singular?

La experiencia gastronómica que representa ver como te cocinan al instante el plato, pudiendo elegir los ingredientes y las salsas, y moviéndote de parada en parada, en función de en que momento de la comida te encuentres. Irás a a pedir un primer plato al kiosko de ensaladas, mientras te cocinan un plato de pasta en otra parada, para terminar haciendo cola en el kiosko de los helados italianos. Davita es  interacción y movimiento.

¿Qué aspectos destacan en la configuración del espacio?

Se trata de un local diáfano, donde se zonifican las diferentes estancias con cambios en el pavimento. Hay dos zonas en los extremos, donde se sitúan los kioskos, y una zona de comedor en la parte central que coincide con un patio interior que aporta luz natural al local.

¿Qué papel juega el mobiliario en la recreación de vuestra idea original en este proyecto?

El restaurante tenia que guardar una estética retroindustrial. Al representar 10 paradas de mercado, cada una de venta de un producto diferente, tenían que aparecer diferentes materiales y texturas, lejos de dar un aspecto de restaurante homogéneo en materiales y cromatismos, queríamos que cada zona tuviera su propio personalidad.

¿Por qué se ha seleccionado a Francisco Segarra para la creación de la atmósfera?

Francisco Segarra trabaja muy bien el mobiliario retroindustrial. Con sus muebles conseguimos ese aspecto de mobiliario recuperado, con patinas de pintura que indican el paso del tiempo. Mezclamos los acabados, los colores, siempre manteniendo los elementos metálicos, la madera natural envejecida, y los materiales reciclados como chapas onduladas, y luminarias de hierro oxidado. Francisco Segarra tiene una buena colección de los elementos que necesitábamos y la entrega es rápida.

¿Qué elementos diferencian a este local a otros también decorados con mobiliario retro-vintage?

Davita es una suma de pequeños espacios. Es un restaurante con muchos rincones donde no siempre manda el estilo retro. En general impera un look industrial, mezclado con motivos de la decoración italiana de la Toscana. La fachada se retrasa formando un patio interior italiano con el suelo de rasilla cerámica colocada a la espiga y un jardín colgante con lianas en el techo que mueren en tinajas de barro labrado o cestas de mimbre. Como en un mercado, pasan cosas continuamente. Varían los colores según avanzas hacia el final. Las mesas de la entrada son mesas de jardín, para convertirse en mesas altas, donde finalmente se convierten en bancos acolchados con respaldo de capitoné.


Otr@s Prensa Francisco Segarra

|
No hay comentarios