Proyectos

El fascinante diseño interior de Nº5 Madrid proyectado por Francisco Segarra

0 Comentarios

Un mundo de magia, sueños e ilusión llega al ocio de Madrid en Ponzano 47 de la mano del equipo de interiorismo de Francisco Segarra. Tomando como inspiración al célebre ilusionista y cineasta francés Georges Méliès, famoso por liderar desarrollos técnicos y narrativos en los albores de la cinematografía, el equipo de diseño interior dirigido por Francisco Segarra da vida a Nº5 Madrid.

La inspiración. Punto de partida en el diseño y ejecución del proyecto de interiorismo de Nº5 Madrid.

Gracias a su habilidad para manipular y transformar la realidad a través de ella, es recordado como un «mago del cine».

En el teatro Robert Houdin dio rienda suelta a su desbordante imaginación. Cada noche preparaba espectáculos de ilusionismo que hacían soñar a grandes y pequeños. En 1913 se retiró de todo contacto con el cine, tras arruinarse, obligado a vender sus propiedades, su estudio o sus muchos autómatas, incluso tras destruir en el fuego en un ataque de ira, una colección de 500 negativos.

Casi sin tener donde caer muerto, pasó a regentar un quiosco de juguetes en la Estación de Montparnasse. Era un buen lugar donde sentar la cabeza después de una vida de lucha y sacrificio.

En la tienda de juguetes fue reconocido por Léon Druhot, director de Ciné-Journal, que lo rescató del olvido. Aquel encuentro casual supuso su redescubrimiento, que se culminó en la gala Méliès, celebrada en 1929 en la sala Pleyel, donde pudieron proyectarse ocho de sus películas, milagrosamente recuperadas.

Nº5 Madrid, un ensayo conceptual que rinde tributo al cineasta francés Georges Meliès.

La estética decadente, los espacios deconstruidos… señas de identidad de la marca Francisco Segarra.

Un decadente taller de una  tienda de juguetes con aires a  trastienda y repleto de objetos de atrezzo. Un paraíso ecléctico y un ejercicio de escenografía inspirado en la película del “Imaginario del doctor Parnassus”, pero sobre todo un viaje a una infancia repleta de ilusiones  y  de tintes románticos.

Nos adentramos en un taller fascinante; mecanismos, carcasas de artilugios que nos hacen soñar y evadirnos de la realidad, que alumbran el mundo de nuestros sueños; carruseles, balancines…

Una casita de muñecas decadente, pinballs amontonados, objetos destrozados por el uso, pendientes de volver a la vida de la mano del juguetero, restos de un vagón de un tren de juguete accidentado. La sala de espera de un hospital de juguetes. Un juego entre el mundo real y el mundo imaginario, un desafío a la imaginación, donde el orden imperante es el caos.

A simple vista desde el exterior, la fachada, con azulejo en tonos verdes y carpintería metálica, nos recuerda a la estética utilizada en el local de Castellón, predecesor de éste y con el que se ha querido guardar cierta relación estética. En este caso, los detalles metálicos se articulan en torno al color dorado, remaches de grandes dimensiones y elementos propios de los juguetes de cuerda antiguos.

Diseñando un espacio atractivo, funcional y coherente con nuestra marca.

Tras atravesar el hall inicial, el local, de planta rectangular, muy alargada y estrecha, se estructura en 3 partes: la zona de entrada, el comedor elevado y la zona de la cocina, que incorpora una barra de servicio. Un pavimento continuo de la colección de suelos vintage diseñada por Francisco Segarra, el modelo Damero, también presente en el establecimiento de la capital castellonense, cohesiona estas tres partes, generando fluidez y armonía.

La zona de la entrada, un espacio de interacción entre los comensales gracias a sus mesas altas, diseñadas y fabricadas exprofeso en el taller de Francisco Segarra; es el área directamente comunicada con el exterior y que más luz recibe desde la calle. Un taller, lugar inspirado en los espacios donde se reparaban los juguetes, de ahí que todos los elementos nos recuerden a herramientas propias de utillaje: los gatos de taller, los tableros remachados, la mesa de carpintero, la casita de muñecas a medio reconstruir, los triciclos amontonados, los pinballs… La estética general en esta zona es la más industrial, donde predomina el metal, en contraposición con los papeles pintados de la zona de la entrada y el ventanal, y la pared de ladrillo visto, suavizada a base de pintura en tonos pastel. Ésta zona aparece coronada por un carrusel a modo de lámpara gigante, que contribuye a redondear éste espacio mágico de juguetería.

Creando espacios únicos con proyectos singulares. Creando experiencias, cuidando los detalles.

A medida que el cliente se va adentrando en el local, el propio desnivel del pavimento le indica que está atravesando esa primera zona, y que se encuentra ahora en la zona más formal, el comedor; donde disfrutar de una experiencia culinaria más íntima y personal. Un espacio amueblado con mesas antiguas de nuestro catálogo de mobiliario recuperado y sillas de madera y metal que le confieren un aire más hogareño, aunque sin renunciar al toque canalla, presente en elementos como la lámpara de juguetes dorados, el balancín que actúa de barandilla, o el vagón de tren, que aporta luz desde el patio de luces y fuga hacia la parte más profunda del local.

En esta zona, elementos puramente gráficos, como los recortables impresos, contrastan con elementos más racionales, tomados prestados directamente de la primera versión del Nº5; las molduras del techo, la barra y la trasbarra, con sus cuarterones en madera, y sus mirillas doradas, en esta ocasión reconvertidas en originales pasaplatos.

Hacia el fondo del local, éste se vuelve algo más oscuro y angosto, condiciones aprovechadas por su idoneidad para dar forma a un viejo y oxidado vagón de tren, que hace las veces de cuarto de baño. Su estructura metálica, con iluminación tenue y paredes revestidas con espejos envejecidos, dotan el espacio de cierta amplitud visual, la estética casa perfectamente con los toques dorados más glamurosos.

Proyecto de interiorismo Nº5 restaurante en Madrid.

100% FS

Distanciarse de lo establecido tomando partido por el diseño de espacios gastronómicos donde la implicación personal manda y la identidad impregna el espacio; es la línea de diseño de nuestra firma Francisco Segarra que con proyectos como Nº5 apuesta por un interiorismo que envuelve los momentos de ocio y nos convierte en partícipes de su historia.

Local: Nº5 Madrid.

Proyecto y mobiliario: Francisco Segarra.

Ver el proyecto de interiorismo y decoración de Nº5 Castellón.

 


Otr@s Proyectos Francisco Segarra

|
Tags:
No hay comentarios