Proyectos

Proyecto de interiorismo para hostelería en Malabar por Francisco Segarra

0 Comentarios

Tras la realización del proyecto de diseño interior de la gastro tasca La Guindilla, Francisco Segarra abordó la creación de un nuevo proyecto de interiorismo para el grupo La Guindilla, todo un referente en el sector de la hostelería en Castellón.

“Tasca La Guindilla”, “Bodega la Guindilla”, “15 Tapas Gin&Club”, “Mercat de les Tapes”, “El Mercado Gin&Bar” y “La Guindilla Gastro-tasca”, locales únicos y de repercusión gastronómica en la provincia, que forman parte de un proyecto nacido en 2003, en continua expansión, gestionado por el empresario José Romero Parra.

Ambiente distendido en el proyecto de interiorismo de Malabar.

Malabar como parte de un conjunto de locales de éxito, no podía quedarse atrás y pasar desapercibido. El proyecto requería llamar la atención, ser un lugar dispar y atractivo en Castellón, sin dejar de ser parte del conjunto.

El ambiente de lonja y mercado que marca la Gastro Tasca la Guindilla, deriva en Malabar en un diseño interior más centrado en atmósfera de trastienda; entendido como antigua nave industrial, un espacio de trabajo no destinado a zona de recepción al público, sino que es propio de las personas que lo ocupan y en el que se sienten cómodas. Se consigue así transmitir una sensación de intimidad, de acogimiento que no se tiene en otros lugares como podría ser un punto de venta.

Malabar. Proyecto interiorismo para hostelería Francisco Segarra.

Como en todos los procesos creativos, no se llega hasta este diseño trazando una línea recta, sino que se genera a partir de la mezcla de una serie de gustos, ideas y necesidades que, partiendo cada uno inicialmente hacia un camino diferente, se aúnan encajando perfectamente y consiguiendo transmitir la sensación deseada.  Responde a la combinación de tres actividades, la coctelería con el tapeo, la restauración y los espectáculos, donde siempre el elemento coordinante es la calidad del producto.

La barra de bar como elememto primordial en el diseño del espacio.

Atendiendo a la importancia del producto servido, el punto focal del local es una barra de bar de majestuosas dimensiones que domina el espacio y queda enmarcada por dos grandes columnas. Una barra de bar que recuerda a un antiguo quiosco, forrada con madera, decorada con molduras, voladizos hechos de persianas recuperadas y un botellero perimetral de rejilla metálica que jugando con la luz de las luminarias de tipo taller deja visible el colorido irresistible de las bebidas espiritosas. Un mármol negro Marquina aporta mayor elegancia, si cabe, al conjunto y una isla ocupa el espacio central de la zona de barra, que queda remarcada por el haz de luz de la lámpara Elsa.

Malabar. Proyecto interiorismo para hostelería Francisco Segarra.

Malabar. Proyecto interiorismo para hostelería Francisco Segarra.

Malabar. Proyecto interiorismo para hostelería Francisco Segarra.

Otro elemento atractivo del espacio es el ladrillo macizo visto que evocando el paso del tiempo y sin ocultar los daños sufridos por la actividad y vicisitudes del trabajo, conforma y reviste tanto paredes interiores como exteriores, de modo que es el primer reclamo para los viandante de las calles adyacentes.
En fachada, estos muros enmarcan las grandes cristaleras que, con un diseño con guiños a las vidrieras de las grandes naves industriales, contrastan en transparencia con la solidez del ladrillo macizo.
Interiormente algunas paredes se revisten con boiseries que siguen con el diseño de las cristaleras de fachada dando continuidad a todo el proyecto. Estas carpinterías en tonalidades rojas añaden ese toque de glamour que acompaña a los locales de espectáculos y se combinan con espejos envejecidos.

Con malabar empieza el espectáculo de ahí la importancia del escenario.

Para esta actividad, los espectáculos, se crea una zona de escenario, elevada y separada del resto por una barandilla de forja antigua. Como fondo de escena revisten la pared unas mallorquinas rojas provenientes de un hotel de Niza, que aportan cierta teatralidad al espacio.

Malabar. Proyecto interiorismo para hostelería Francisco Segarra.

La iluminación, vital en todo el proyecto, es clave en el escenario donde en forma de gran estructura con luces en retícula, se crea un punto focal al que dirigir todas las miradas.

Malabar. Proyecto interiorismo para hostelería Francisco Segarra.

Este fondo de escena que se crea con las mallorquinas rojas, es un recurso que se repite en la fachada que da  a la calle Ruiz Vila, pudiéndose abrir o cerrar, en función de las sensaciones que se pretendan crear en el interior.

Malabar. Proyecto interiorismo para hostelería Francisco Segarra.

Como es habitual en todos los locales del grupo La Guindilla, se apuesta por un producto y servido de calidad, que siempre es referente en el diseño del local. Por ello la zona de conexión entre cocina y comedor se enmarca en dorado, mediante un pasaplatos realizado en planchas de latón, colocado sobre la pared de ladrillo visto.
Bordeando la cocina, un pasillo desemboca en los baños del local; decorados con espejos y rejas de forja recuperadas, no pasan desapercibidos.

Todos estos espacios combinados con las luminarias de diseño industrial, los conductos de aire vistos y los elementos donde predominan el hierro y la madera, ayudan a crear una atmósfera única, con aire industrial y de ambiente teatral, que difícilmente se puede encontrar en cualquier otro local de la ciudad.

Local: Malabar. Grupo La Guindilla.

Proyecto y mobiliario: Francisco Segarra.


Otr@s Proyectos Francisco Segarra

|
Tags:
No hay comentarios