Notícias interiorismo Francisco Segarra

Antes y después… en el interiorismo y la reforma de los espacios comerciales

0 Comentarios

La creación o actualización de un negocio conlleva un proceso con múltiples fases. Más importante que el espacio en sí, son las sensaciones que transmite. Este es el gran potencial del interiorismo. Lograr la atmósfera perfecta, la identidad del negocio, la funcionalidad y la afinidad con el cliente; deleitando la vista y calando en el usuario.

Crucial, mantener las instalaciones conectadas a las necesidades actuales del mercado y a una sociedad que busca experiencias globales enriquecedoras y únicas; en cualquier ámbito del sector terciario que engloba al comercio y a los servicios.

Transformar un local sin personalidad, o con una apariencia desfasada, en un negocio rentable conlleva un proceso laborioso. Retomamos algunos de los proyectos contract del pasado año desde un angulo distinto, porque una imagen puede ocultar dudas y desvelos, revelando lo espectacular de la transformación. Hablamos del  antes y después.

Actualizar la impronta del mítico local y punto de encuentro del ocio nocturno en Teruel, fue el encargo de los hermanos Górriz, propietarios de El Refugio.

15 años de actividad dan para acumular un sinfín de enseres. Un laberinto de elementos a cohesionar estéticamente. Con esta premisa el departamento de interiorismo, en estrecha coordinación con la propiedad, trabajó en favor de una atmósfera de montaña, más hogareña y acogedora.

Aminorar la inversión y el tiempo de ejecución, conservando el espíritu del espacio donde sus asiduos encontraban refugio de las inclemencias y dureza del exterior, sería el reto. El amueblamiento del local hizo el resto, incrementando además el número de comensales gracias a la incorporación de un original banco corrido diseñado ex profeso.

Las imágenes hablan por sí solas del resultado.

Ver el proyecto de reforma de restaurante El Refugio.

La aplicación de ideas relevantes e inéditas en el interiorismo, la decoración y el diseño; una correcta aplicación gráfica de la marca y unos elementos tangibles exclusivos (iluminación, mobiliario, complementos); crean un vínculo emocional, generando una  predisposición positiva, previa a la experiencia.

Cualquier negocio, hoy por hoy, se enfrenta a:

Un usuario formado e informado; motivado por los avances tecnológicos, que en la última década han modificado los hábitos del consumidor, que pasó de adquirir productos y servicios a ir en busca de experiencias y perseguir distintos estilos de vida.

Una competencia elevada, dispuesta a reinventarse; distanciándose del promedio del mercado, evolucionando conforme a los gustos y necesidades del cliente, optimizando sus servicios e instalaciones; ávida de ofrecer conceptos y servicios fuera de lo convencional como condición forzosa para lograr un negocio rentable.

Ideas relevantes e inéditas, hemos comentado. Mexkisito fue otro desafío. Intuir que tras la estructura se escondía la auténtica personalidad del espacio, llevó al equipo de diseño a plantear una demolición en busca de las vigas, el hierro y el ladrillo original, retornando el espacio a su origen. Lo inédito: lograr el impacto en lo que quitas, no en lo que pones. El desafío de desarropar en lugar de vestir.

Ver el proyecto de reforma de la antojería Mexkisito.

Imprescindible una estética diferenciadora. Ambientes singulares, atrayentes, que rehuyen de la decoración previsible son inexcusables actualmente en los negocios.

Emprendedores y startups son conscientes que poner sus ilusiones y expectativas en manos de profesionales cualificados; innovadores y creativos, capaces de imprimir carácter al local, cumplir las necesidades de la marca y superar las expectativas del usuario; es sin duda una inversión con garantía de éxito.

Difícil abordar esta labor culminando con notoriedad sin la presencia de profesionales formados y punteros más allá de las modas y tendencias. Máxime si partimos de cero. Un local en bruto o diáfano precisa de una mente creativa, capaz de percibir todas sus posibilidades.

Nº5 contó con exigencias particulares. Las dependencias de una antigua vivienda en el centro histórico de Castellón convertidas en el punto de encuentro del ocio de la ciudad por el arte de la deconstrucción. Tabiques semiderruidos, revestimientos inusuales -boiserie, piel-, unificación de la gama cromática y una iluminación pretendida, visten este espacio transformado la atmósfera.

Ver el proyecto de interiorismo de Nº5 Castellón.

Reivindicar la personalidad del local de Castellón, en el de Madrid, adaptándolo a sus peculiaridades y a una zona de ocio muy competitiva precisaba mayor imaginación, una aventura, una apuesta; así nació todo un mundo de sueños e ilusión bajo la influencia estética del célebre ilusionista y cineasta francés Georges Méliès.

Ver el proyecto de interiorismo de Nº5 Burger Madrid

Francisco Segarra a su labor de diseño de producto suma la dirección del equipo de diseño de espacios, que únicamente se involucra en los proyectos por un factor  emocional o característica peculiar. Es entonces cuando la aplicación de sus conocimientos estéticos y de mercado, unidos a la profesionalidad y bagaje del equipo humano que le rodea, logran resultados sorprendentes, en un diseño sin ataduras, sin fronteras, creativo y de vanguardia.

Comparte nuestra pasión por el vintageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Otr@s Notícias Francisco Segarra

|
No hay comentarios