Notícias interiorismo Francisco Segarra

Francisco Segarra llega a la calle Larra, 19. Madrid.

0 Comentarios

Francisco Segarra abre su nuevo espacio en Madrid. Calle Larra, 19. Un showroom épico. Porque tan sólo rindiendo cuentas a uno mismo surge un lugar mágico que merece ser disfrutado detenidamente. Un reflejo del interiorismo más actual de nuestra firma y el mejor escenario para poner en valor nuestras últimas colecciones de muebles.

Hoy nos vemos en los ojos de una experta en diseño industrial e interiorismo. Gema Gutiérrez es sensible, incansable e inconformista. Tanto en el diseño de espacios, como en el manejo de la pluma, resulta admirable. Especialista en diseño comercial y hostelero, y colaboradora de varias publicaciones donde comparte su visión del diseño, la decoración, el arte o la música; la creadora del prólogo del libro New Furniture & Interior Design Vintage, nos ha visitado en calle Larra,19 y sus palabras son para nosotros el mejor de los impulsos.

Francisco Segarra llega a la calle Larra, 19. Madrid.

Ubicado en una antigua imprenta madrileña, entre el barrio de Justicia y Chamberí, la exposición de mobiliario de Francisco Segarra más importante de la ciudad, alberga una de las principales colecciones de la firma, acoge a los visitantes en un espacio renovado que encarna el venerable legado de la institución, y ofrece al profesional la posibilidad de participar en el diseño, ver y probar el producto seleccionado para su negocio. 

Tomando su nombre de la calle en la que se ubica, Showroom FS calle Larra, que reabrió el espacio tras su incursión en la zona de El Rastro, la exposición es parte de un proyecto que conlleva el rediseño de la galería y su colección de mobiliario, diseñada por el equipo de Francisco Segarra en Madrid para hacer eco, tanto estéticamente como en términos de curación.

El diseño interior del showroom se basa en un buen equilibrio entre la grandiosidad de la arquitectura industrial, la estética vintage propia de la firma y un enfoque contemporáneo de la curación artística, encabezado por su gerente, Francisco Segarra, cuya misión es aumentar el compromiso de los visitantes en lugar de coleccionar número de visitas.

A partir de la distribución básica del edificio, un plano de planta rectangular con una circulación fluida y un núcleo de servicio en el medio, el equipo de diseño tradujo el plano de la sala dentro de una sala en un concepto de caja dentro de una caja donde volúmenes de varios tamaños están estratégicamente colocados alrededor del espacio, creando una serie de habitaciones poco definidas que fluyen o crecen entre sí. Las múltiples aberturas y recortes rectangulares, las facetas giratorias y las particiones dimensionales garantizan que todas las habitaciones estén conectadas espacial y visualmente, así como un diseño adaptable.

De hecho, el espacio ha sido diseñado más como una galería y menos que una exposición convencional, con varios ambientes para recorrer además de la muestra de enseres; las oficinas, donde poder asesorarte para la realización de proyectos de interiorismo, hasta la recreación de un patio interior inundado de plantas, marcos antiguos y velas. Además de una cocina donde se realizan eventos y reuniones con clientes.

Abarcando un espacio completo en la calle Larra 19, este es también uno de los proyectos más personales y deslumbrantes del estudio hasta la fecha. Apropiándose el lenguaje arquitectónico de las galerías de arte, filtrada a través de sentido contemporáneo de elegancia minimalista y sometió a una frondosidad, Francisco Segarra Estudio ha diseñado una serie de espacios evocadores que literal y figurativamente reflejan lámparas de vidrio opulentas, y armoniosamente encapsulan la estética industrial y sus aspiraciones modernas.

Además de complementar perfectamente las piezas de mobiliario expuestas, el ladrillo de las paredes, propio del edificio, ha sido seleccionado como una contrapartida armoniosa de la paleta de colores tenues de arenas más claros y más oscuros que domina los interiores reducidos, proporcionando coherencia en todo el local, y dando una sensación de elegancia discreta a los espacios del showroom.

A pesar de su estética monocromática, los espacios no son aburridos ni planos, cortesía de una selección ecléctica de materiales matizados y acabados cuya apariencia cambia en relación con la luz del día, la luz solar y la iluminación artificial. Desde el cemento pulido, el hierro fundido, hasta el ladrillo, ambas características destacadas del diseño de estilo loft neoyorquino, donde las superficies parecen transformarse de manera alquímica a medida que avanza el día. Además, con el tono más oscuro reservado para el núcleo del edificio, representado por paneles de madera teñidos delineados por una iluminación ambiental.

La madera recuperada, también se presenta en las mesas, mientras que los sillones modernistas, combinan el latón con la tapicería de piel de color marrón que acentúa los colores de las superficies de madera.

Un lugar perfecto para sentarse y admirar las escenas recreadas.

Texto: Gema Gutiérrez. Fotos: Gerard Arcos.

Comparte nuestra pasión por el vintageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Otr@s Notícias Francisco Segarra

|
Tags:
No hay comentarios