Proyectos interiorismo Francisco Segarra

Rosario Varela. Una verdadera delicia para los amantes del diseño de bares vintage.

0 Comentarios

Rosario Varela es un proyecto de interiorismo que causa sensación en el centro de Granada. Diseñado con piezas del catálogo de Francisco Segarra, el espacio es todo un ejemplo en cuanto a estilo y decoración. Un deleite para todos los amantes del diseño de bares vintage.

Todo el mundo quiere conocer la casa de Doña Rosario y del Señor Varela. Su hogar se ha convertido en el bar alternativo más sensacional de toda la ciudad. Con su excelente oferta gastronómica y su diseño sobresaliente, Rosario Varela sorprende y enamora a cualquiera.

Rosario Varela. Un punto de encuentro para sentirte en familia y como en casa.

Rosario Varela es el punto de encuentro de todos los granadinos y turistas de la ciudad. El nombre encuentra su inspiración en las calles que le sitúan, al número 10 de la calle Varela, junto en la esquina de la calle Rosario.

Los protagonistas Doña Rosario y el Señor Varela son fruto de la imaginación de la diseñadora del local Cristina Bautista. Un día, deciden dejar su casa en herencia a su hijo. Este no cuida de ella lo que implica que el espacio entra progresivamente en una decadencia programada.

Hoy, el lugar se mantiene vivo gracias a las idas y venidas continuas. Aquí, se comparte todo y todo el mundo se siente como en casa. Un espacio casero y familiar que carece de pretensiones y que goza de un gran ambiente hogareño. Música, copas, compañía y disfrute…

El estilo vintage se incorpora a este fantástico concepto de interiorismo ecléctico.

Para desarrollar su concepto, Cristina Bautista eligió diseñar un espacio con combinaciones eclécticas, un pelín atrevidas y con el predominio de la estética vintage e industrial.

Rosario Varela refleja la imagen de un lugar lleno de historias, abierto desde hace años. Sus paredes lucen un papel pintado único con efecto envejecido y unas chapas metálicas de puro estilo victoriano. Un revestimiento vintage exclusivo, ideal para recrear el ambiente deseado.

Los objetos antiguos conviven entre ellos, todos ocultando un precioso pasado. Espejos que simulan un desgaste natural, cojines estampados de tela envejecida, placas metálicas decorativas, relojes, platos…

Y es en este ambiente retro, bajo la luz tenue de las lámparas industriales y acompañados por la música, que compartimos mesa para tomar cañas y saborear las deliciosas especialidades de la casa.

El mobiliario ideal para el picoteo de los picos más finos.

El concepto de decoración se complementa por la oferta gastronómica con una carta totalmente alineada con el local. Tapas y raciones de autor para “los picos más finos” que huyen de la comida industrial y promueven la alimentación healthy.

Y para que las comidas sean informales y familiares, nada mejor que un mobiliario funcional, cómodo y en acorde con el diseño vintage del bar. Mesas altas, bancos corridos, taburetes de bar… De madera, de metal, de tela… Muebles eclécticos que mezclan los estilos y los materiales a la perfección.

¡Siéntate dónde quieras y déjate llevar por el fenómeno Rosario Varela! Muy pronto, se abrirá un nuevo restaurante en la misma linea que el concepto de Rosario Varela. Nos veremos en La Distinguida, un nuevo proyecto de interiorismo de Cristina Bautista, de pura vanguardia creativa.

El diseño es un arte que tan sólo los grandes profesionales pueden llevar a cabo. Francisco Segarra pone a su disposición un amplio catálogo para contract y retail. Muebles, revestimientos y complementos de estética vintage e industrial para que los proyectos destaquen a lo grande.


Proyecto de restaurante: Rosario Varela.
Diseño de bar:  Cristina Bautista.
Mobiliario bar Francisco Segarra: Lámparas, taburetes, sillas, mesas y complementos de decoración de estilo vintage.
Revestimiento bar Francisco Segarra: Placas metálicas victorianas. Papel pintado vintage.

Comparte nuestra pasión por el vintageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Otr@s Proyectos Francisco Segarra

|
No hay comentarios