Notícias interiorismo Francisco Segarra

Nuestras instalaciones se convierten por unos días en un refugio de la guerra fría.

0 Comentarios

Francisco Segarra colabora con “The Ultimate Hideaway”, un teaser de Juan J. Bargues para Netflix. 

Los responsables del proyecto completaron la transformación de las instalaciones en la recreación de un antiguo refugio concebido para servir como lugar de emergencia para el Congreso de los Estados Unidos durante el enclave de la Guerra Fría.

Durante dos días, nuestro showroom de Almazora y todas sus instalaciones, retrocedieron en el tiempo, pues tuvo lugar allí el rodaje del teaser “The Ultimate Hideaway”, una adaptación ambientada en los años 60 en Estados Unidos.

“Se trata de una historia de ciencia ficción apocalíptica basada en los supervivientes de un desastre natural en el búnker de emergencia del hotel The Greenbrier (Virginia EE.UU)”, comenta el director.

“En 1960, durante la Guerra Fría, se produce un temblor en la zona, y creyeron que se trataba de un ataque nuclear. Tras el temblor 200 personas se escondieron en el refugio dejando atrás sus vidas, y una muerte segura. Sesenta años después y sin noticias del exterior, los supervivientes viven aislados bajo tierra, y tras varias generaciones en su interior, la calidad de vida y la estructura del propio búnker están muy desmejoradas.
Mediante flashbacks, “The Ultimate Hideaway” hace referencia de manera específica a las historias de los protagonistas, y sus familiares antes del incidente, con lo que explica las decisiones que toman, y donde nadie es lo que parece”, confiesa Bargues.

Francisco Segarra acogió al equipo técnico durante el rodaje y colaboró con todos los profesionales que participaron en la película: técnicos, directivos, actores y actrices. A lo largo de la grabación se ha hecho uso de todas las instalaciones adaptando las distintas estancias para las representaciones del serial.

El escenario situado en los bajos del hotel de la película son los propios de nuestra cafetería Ofelia, así como el centro de reunión de los jóvenes que se escenifican en El Clandestino, añejo y enigmático. Burchick aparece como restaurante, donde los muebles, como los útiles del campo, son una herramienta más. Además, se han ambientado nuevas instalaciones para el rodaje, como el despacho del psicólogo, donde las lonas utilizadas sirvieron para oscurecer el plató. A pesar de lo duro que puede ser un rodaje fue una gran experiencia la que se vivió allí y en la que constantemente se respiró un gran ambiente.

No es la primera vez que Francisco Segarra cede su mobiliario para la grabación de un filme. Previamente largometrajes como “Un monstruo viene a verme”, de J. A. Bayona, han contado con numerosas piezas de la colección vintage de Francisco Segarra.

Una ambientación es mucho más que decorar un lugar.

A través de nuestro departamento de decoración y mobiliario, trabajamos para enfatizar la materia prima del espacio, evitando la introducción de elementos o materiales extraños. Esta estrategia de diseño de los creativos, guía al estudio en la definición de su participación en el desarrollo de ambientación. El diseño sirve para contrastar y equilibrar lo antiguo y lo nuevo mediante el uso de una paleta material contemporánea.

Los proyectos colaborativos de Francisco Segarra abarcan desde la cesión de mobiliario hasta el diseño de escenografías. A eventos e instalaciones a gran escala. También hemos colaborado con conocidos programas televisivos como Master Chef, La Voz o Maestros de la Costura, enriqueciendo sus composiciones para contar historias.

Comparte nuestra pasión por el vintageShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Otr@s Notícias Francisco Segarra

|
No hay comentarios